Actualización investigación Redes reguladoras antígeno específicas para el tratamiento de la Miastenia Gravis

Pasados los 3 primeros meses en la Universidad de Calgary (Canadá), os resumimos los primeros avances que la Dra. Elena Cortés, nos ha trasladado.

Para el desarrollo del proyecto es necesario realizar los siguientes pasos:

1) Desarrollar el tratamiento específico para Miastenia Gravis.

2) Poner en marcha el modelo animal (murino) de Miastenia Gravis.

3) Testar el tratamiento en estos animales enfermos y ver su respuesta clínica.

4) Analizar el sistema inmune de los animales y ver su respuesta al tratamiento.

Estos primeros tres meses de estancia han sido dedicados básicamente a formación en todas las técnicas necesarias para el desarrollo del proyecto. Se trata de un laboratorio altamente competitivo donde se realizan técnicas complejas. La formación se ha orientado en dos líneas:

Desarrollo de la nanopartícula

Cada nanopartícula se desarrolla específicamente para cada enfermedad autoinmune, ya que va unida a péptidos relevantes para cada enfermedad.  Este proceso es largo (meses) y laborioso. El proceso de creación de la nanopartícula específica de Miastenia comenzará en noviembre-diciembre de 2018.

Trabajo con animales de laboratorio: ratones

En estos tres meses se ha realizado la formación específica en este aspecto.

Para poner en marcha el modelo murino de Miastenia se requiere previamente la purificación del receptor de acetilcolina del órgano eléctrico de Torpedo califórnica mediante una columna de afinidad utilizando veneno de cobra (α-cobratoxina). Está previsto realizar la purificación del receptor durante octubre-noviembre de 2018.

Simultáneamente, se comienza en octubre la síntesis de la subunidad alfa del receptor de acetilcolina  con el objetivo de utilizar esta proteína para inmunizar ratones.

En cuanto a la parte personal de la experiencia, la Dra. Cortés nos traslada que “estos tres primeros meses de estancia han sido de adaptación y aprendizaje a un país nuevo, con unas costumbres, idioma y clima diferentes. También a un trabajo nuevo, en un laboratorio distinto y con técnicas complejas que he debido aprender para poder desarrollar mi proyecto. Me he adaptado a un grupo de trabajo nuevo, con compañeros de todas las nacionalidades y culturas. No es fácil estar lejos de familia, amigos, compañeros y pacientes, pero la oportunidad de participar en este proyecto es única y la estoy aprovechando al máximo. Por tanto, la experiencia hasta el momento ha sido un reto, tanto desde el punto de vista laboral como personal, pero plenamente satisfactorio”.

Está investigación está subvencionada en parte por la compañía CESCE quienes ya colaboraron con AMES en la II Edición del Camino de Santiago.

    

2018-10-30T11:35:37+00:00